¿Qué coche comprarle a tu hijo con edad para manejar?

aprendiendo a manejar

Los tiempos han cambiado, sobre todo en el sector automovilístico. Las nuevas tecnologías convierten a los vehículos en ordenadores con ruedas capaces de identificar y prevenir riesgos e incidencias antes imposibles de prever.

La seguridad y la comodidad al volante que aportan estos avances resultan básicos a la hora de decidirse por uno u otro coche para los nuevos conductores de la casa.

Antes por varias razones, el nuevo integrante en la conducción de la familia pasaba a recibir un coche viejo y con bastante uso a los nuevos conductores (haciendo que cotizar un seguro de auto muy difícil o caro para el nuevo integrante). Los accidentes que podrían ocurrir al viejo coche eran unos de los principales factores que argumentaban para que se le diera un coche viejo.

Hoy en día, expertos y profesionales del motor aconsejan todo lo contrario. La seguridad y las prestaciones de los nuevos utilitarios deben primar ante los posibles golpes que puedan producirse. Los coches de ahora corren más y es preciso dar prioridad a la seguridad por lo que cotizar un seguro de auto para coche nuevo es una necesidad para proteger el patrimonio.

Esto es precisamente lo que aconseja Miguel García Puente, director técnico de la revista Autopista. “A la hora de elegir un coche para alguien que necesite aprender es importante tener dos factores en cuenta: en primer lugar, la seguridad y en segundo, que cuente con las prestaciones suficientes que le ayuden a evitar la acumulación de estrés adquirida durante el proceso de aprendizaje”, apunta.

Por ello, destaca que la evolución de los vehículos, ablandando los embragues, facilitando la conducción con detalles como el encendido de los faros automático o la activación de los limpiaparabrisas, ayudará a que el conductor principiante aprenda con mayor comodidad.

¿Qué características?

Las características básicas que debe tener el coche más adecuado para una persona que acaba de aprobar el examen de conducción son las siguientes:

  • Debe ser muy suave de conducir.
  • Que no sea de un tamaño superior a los cuatro metros de largo.
  • Debe estar lleno de sistemas de seguridad.

García Puente destaca, que no hay que considerar superfluas muchas de las prestaciones que incluyen los nuevos vehículos.  Para la mayoría de las ocasiones, estos extras suelen ser muy útiles para aquellos que inician en el mundo de la conducción.

Qué tipo de coche escoger

El tipo ideal de coche para este tipo de casos estaría entre los coches son aquellos clasificados como “ciudadanos” o “utilitarios”. Por lo general son los más pequeños de la gama pero permiten la posibilidad de ir totalmente equipados y en algunos casos vienen con seguros para los conductores ya incluidos.

De este modo, resultan muy suaves a la hora de conducirlos, su longitud está por debajo de los cuatro metros, lo que dota de una mayor visibilidad al conductor y están provistos de todo tipo de sistemas de seguridad.

Coches de segunda mano

A menudo, todas estas prestaciones suponen un desembolso elevado. Sin embargo, estas mismas claves son aplicables a los coches de segunda mano.

Algunos expertos recomiendan que, en el caso de decidirse por un coche usado, es importante que no sobrepasen los 4 años de antigüedad y que estén muy bien equipados.

Ademas no debes olvidar cotizar un seguro de auto en línea o con algún agente para tener la certeza de que tu hijo tendrá toda la protección posible al salir a manejar.

Estas “ayudas” pueden parecer un poco de confort o superfluas para el conductor experto, sin embargo, para los aprendices suponen un gran grado de reducción de estrés.

Es posible que también te interese: Consejos para viajar con niños en coche